jueves, octubre 15, 2009

La Peste Negra

De Vamos a aprender historia

En este esquema podéis observar las CAUSAS Y CONSECUENCIAS de la Peste Negra.

A lo largo de la primera mitad del siglo XIV se suceden una serie de circunstancias que van a predisponer a la población mundial ante la llegada de una nueva epidemia. En principio, todo apunta a un clima desfavorable (heladas, fuertes lluvias) para el desarrollo agrario, lo que unido a la previa colonización de tierras marginales (menos productivas) para hacer frente al aumento de la población de los siglos XI-XIII, llevaría a una crisis agraria de grandes dimensiones (disminución de la producción durante varios años seguidos o durante periodos relativamente cercanos) y, en consecuencia, a la aparición del hambre (subalimentación como variable más benigna; hambruna como aspecto más extremo).
En este contexto, ante una población subalimentada, irrumpe una epidemia procedente de Asia, transportada por los barcos en una economía basada en el comercio, que será llamada con posterioridad Peste Negra o Muerte Negra por los terribles efectos demográficos que ocasionó (la población europea perdió un tercio de sus efectivos).

En términos socioeconómicos la Peste Negra supuso una drástica disminución de la mano de obra, lo cual tuvo efectos en todos los sectores productivos:
  • Por un lado supuso el abandono de las tierras de cultivo menos productivas, así como una reducción de la mano de obra disponible en las demás explotaciones. La bajada de la producción produjo como efecto inmediato un aumento de los precios.
  • Al afectar en gran medida a las ciudades, la mortalidad causó una gran reducción de la actividad artesanal y, en consecuencia, de los intercambios comerciales.
  • Este descenso de la actividad económica general condujo a una disminución de las rentas (reales o señoriales), lo que causó una subida de los impuestos para compensar esa pérdida.

Todo lo anteriormente expuesto dañó en mayor medida la economía personal o familiar de los grupos más desfavorecidos (campesinos, clases bajas o medias urbanas) que, a partir de este momento, van a plantear reclamaciones para la mejora de esta situación, y muchas veces van a desembocar en revueltas, rurales o urbanas, fuertemente reprimidas por grupos sociales (rey, nobleza, clases altas urbanas) que también han visto descender sus ingresos y no están dispuestos a realizar más concesiones.