Ir al contenido principal

Bye, bye, Teodomiro

Ya tenemos todos los cacharros nacesarios para comenzar la matanza, perdón, el comentario.
  • He leído hasta la saciedad el texto (algunos sólo lo hemos leído una vez, ja, ja)
  • Lo he pintado, subrayado, graffiteado, tachado, tirado a la basura... Prefiero a Fernando Alonso. Bueno, vamos.
  • Lo he clasificado (en terminología histórica). Ustedes dirían "he hecho una taxonomía". Bueno, así dicho también queda bonito.
  • Le he puesto un título (idea principal) y he sabido extaer otras cosas que dice. ¡Qué listo que soy!
Y ahora EL COMENTARIO. ¿Más todavía? ¿Pero no lo hemos comentado ya? Pues no, ahora empieza lo bueno, lo demás ha sido el entrenamiento, el calentamiento, el traer el guarro a la mesa del matarife.
Vamos a comentar un texto, muchachos. ¡Qué bien que mi profesor me lleva de excursión!
Un poco en serio. Todo lo anterior me pone en disposición de entender el texto, de saber que dice y porque lo dice. Pero qué significación histórica tiene el texto, que aportaciones hace a la Historia de España, ¿me ayuda a comprender mejor el contexto histórico en el que se desenvuelve?, a partir del texto ¿soy capaz de explicar ese dichoso contexto?
Esto es lo que vamos a intentar. Primero, explicamos brevemente el contexto, después profundizamos en la etapa histórica (y siempre referenciamos todo lo que escribamos al texto).
  • Este texto se ubica en el momento en que los musulmanes conquistan la Península Ibérica. Este fenómeno responde a causas externas e internas. Entre las primeras destaca sobre todas las demás la capacidad expansiva del Islam que, desde sus inicios en la década de los treinta del siglo VII hasta el año 711 que nos ocupa, se ha extendido desde el Indo hasta el Estrecho de Gibraltar. Sobre las segundas (causas internas) debemos mencionar las divisiones internas y los continuos conflictos entre facciones derivados de la lucha por el poder (monarquía electiva), lo que además incidía en una separación entre las élites de poder (nobleza) y el resto de la población (campesinos), harta del caos y la inseguridad reinantes.
  • Partiendo de los dos precedentes (fuerza expansiva del Islam y división interna entre los hispanovisigodos) es perfectamente comprensible la rapidez con que se produjo la conquista musulmana de la Península Ibérica (entre el 711 y el 716 dominaron todo el territorio peninsular) derivada de la escasa resistencia de la población, tanto la campesina (indiferente) como la noble (deseosa de conservar sus privilegios o posesiones bajo los nuevos conquistadores).
  • Este último aspecto nos pone en contacto con las diversas formas bajo las que se desenvuelve la conquista musulmana: enfrentamiento militar directo o, más usualmente, la Capitulación y el Pacto entre conquistadores y conquistados. Precisamente el texto analizado responde a este último mecanismo: un noble visigodo, Teodomiro, capitula y llega a un pacto con el conquistador, Abd al-Aziz. En dicho Pacto se contemplan las cláusulas que deben respetar cada uno de los firmantes.
  • La evolución posterior de la Península bajo dominio musulmán es bien conocida de todos: diversas etapas (emirato dependiente, emirato independiente, califato, reinos de taifas e invasiones almorávide y almohade), constantes dificultades para asentar un poder coherente y centralizado (sólo conseguido de forma casi total durante Abd al-Rahmán III), nacimiento y consolidación de una frontera con los reinos cristianos del norte (estable en un principio, para evolucionar tras la caída del Califato a un avance cristiano sin vuelta atrás) y estructuración socioeconómica derivada de la típica musulmana (importancia urbana, revitalización comercial dentro de los circuitos de intercambio musulmanes, agricultura diversificada, diversidad étnica y cultural, tolerancia para con las religiones del libro).
Bueno, hasta aquí hemos desmenuzado el texto de Teodomiro. Comenzaremos ahora con otro texto. Decidme cuál.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA REVOLUCIÓN DE 1868: CAUSAS, DESARROLLO Y CONSECUENCIAS

Comprender el estallido revolucionario de 1868 (La Gloriosa) exige el análisis de una compleja gama de elementos: CRISIS POLÍTICA. Nos referimos en lo fundamental a un sistema asfixiado que en la década de los sesenta va perdiendo sus bases de sustentación, hasta verse restringido en el inicio de 1868 a la actuación de una camarilla palatina próxima a la reina Isabel y a su marido, Francisco de Asís. La descomposición del aparato político se materializa en el despegue progresivo de los partidos progresista y demócrata del entramado constitucional isabelino: niegan la legitimidad del sistema (política del retraimiento, revuelta armada vía pronunciamiento). A ello hay que añadir los sucesivos fraccionamientos dentro de la Unión Liberal y del partido moderado, bases donde se sustentaba el sistema isabelino. Y es que las formas constitucionales censitarias, menoscabadas por la continua farsa electoral del caciquismo, no respondían a la realidad sociológica del país.CRISIS ECONÓMICA, cuyos …

Análisis y comentario de un texto de Estrabon acerca de los turdetanos y la romanización

Con la prosperidad del país les llegó a los turdetanos la civilización y la organización política; y, debido a la vecindad, o, como ha dicho Polibio, por el parentesco, también a los celtas, aunque en menor medida, porque la mayoría viven en aldeas. Sin embargo los turdetanos, en particular los que habitan en las proximidades del Betis, se han tornado por completo al carácter de los romanos y ni siquiera recuerdan ya su propia lengua. La mayoría se han convertido en latinos y han recibido colonos romanos, de modo que poco les falta para ser todos romanos. Las ciudades mixtas que se fundan en la actualidad, como Pax Augusta entre los célticos, Emérita Augusta entre los túrdulos, Cesaraugusta junto a los celtíberos y algunos otros asentamientos, muestran a las claras la transformación de los citados modos de vida. Todos los iberos que muestran este carácter son llamados estolados, y entre éstos se cuentan incluso los celtíberos, que antaño fueron tenidos por los más fieros de todos.ESTR…

Análisis y comentario de algunos artículos de LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1931

Artículo 1. España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia.Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo. La República constituye un Estado integral, compatible con la autonomía de los Municipios y las Regiones. (...)Artículo 3. El Estado español no tiene religión oficial.Artículo 4. El Estado español, dentro de los límites irreductibles de su territorio actual, estará integrado por municipios mancomunados en provincias y por las regiones que se constituyan en régimen de autonomía. (...)Artículo 25. No podrá ser fundamento de privilegios jurídicos la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas ni las creencias religiosas.Artículo 26. Todas las confesiones serán consideradas como Asociaciones sometidas a una ley especial. El Estado, las regiones, las provincias y los Municipios no mantendrán, favorecerán, ni auxiliarán económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Insti…