Ir al contenido principal

LA REVOLUCIÓN DE 1868: CAUSAS, DESARROLLO Y CONSECUENCIAS

Comprender el estallido revolucionario de 1868 (La Gloriosa) exige el análisis de una compleja gama de elementos:
  • CRISIS POLÍTICA. Nos referimos en lo fundamental a un sistema asfixiado que en la década de los sesenta va perdiendo sus bases de sustentación, hasta verse restringido en el inicio de 1868 a la actuación de una camarilla palatina próxima a la reina Isabel y a su marido, Francisco de Asís. La descomposición del aparato político se materializa en el despegue progresivo de los partidos progresista y demócrata del entramado constitucional isabelino: niegan la legitimidad del sistema (política del retraimiento, revuelta armada vía pronunciamiento). A ello hay que añadir los sucesivos fraccionamientos dentro de la Unión Liberal y del partido moderado, bases donde se sustentaba el sistema isabelino. Y es que las formas constitucionales censitarias, menoscabadas por la continua farsa electoral del caciquismo, no respondían a la realidad sociológica del país.
  • CRISIS ECONÓMICA, cuyos primeros síntomas ya se observan en 1865 para desembocar en el derrumbamiento de 1866. El tendido ferroviario (una vez acabada la fase de construcción masiva del tendido se comprobó la escasa rentabilidad de las líneas), la Bolsa (las acciones de las compañías ferroviarias cayeron estrepitosamente, a las que acompañaron otras empresas y los títulos de Deuda Pública), el negocio inmobiliario, la industria textil (alza de precios del algodón norteamericano debido a la Guerra de Secesión que tiene lugar allí en estos momentos, cierre de empresas, aumento del paro)... se desploman de forma paralela a la crisis europea, provocando una situación de paro e inestabilidad social, exacerbadora del descontento popular manifestado desde este momento activamente en los repetidos motines y pronunciamientos. Además, una nueva crisis de subsistencias, en 1867-68, fruto de unas estructuras agrarias anquilosadas, azota a las capas populares que, progresivamente, comienzan a aproximarse a soluciones republicanas que para ellos significaban la resolución de la cuestión social.


DESARROLLO

Los dos últimos años de los gobiernos moderados, 1866-68, contemplan un aumento, por parte del gobierno, en la utilización de la fuerza. Narváez será el encargado de guiar esta etapa, en medio de un aislamiento cada vez mayor.
El agosto de 1866 la oposición se une en el Pacto de Ostende (progresistas, demócratas, posterior adhesión de los unionistas) cuyos acuerdos básicos serían la oposición a Isabel II (debe caer la reina y su camarilla) y la defensa del sufragio universal, quedando para el futuro la definición del sistema de gobierno (monarquía o república).
Tras varias intentonas de rebelión, finalmente en septiembre de 1868 se desataba la revolución, conducida por Prim (progresista), Serrano, Topete (unionistas),... El manifiesto que acompaña el pronunciamiento militar se titulaba ESPAÑA CON HONRA. En todas las ciudades importantes surgen juntas revolucionarias que asumen el poder. Las fuerzas gubernamentales son derrotadas rápidamente y la corte cruza la frontera.
¿El levantamiento cívico-militar de septiembre de 1868 fue un pronunciamiento más? Parece evidente que la participación popular en estos acontecimientos fue mucho más acusada que en anteriores sucesos; pero, no resulta menos cierto que los intereses que guiaban a los diferentes grupos eran distintos, cuando no divergentes. De ahí que los elementos más moderados de la coalición revolucionaria, los unionistas y progresistas, intentaran desde fechas tempranas estabilizar el nuevo régimen, marginando a demócratas y republicanos, ambos con un programa social más avanzado. Esta labor de estabilización pasaba necesariamente por el desmantelamiento de las Juntas Revolucionarias. En sus manifiestos y proclamas, casi todas ellas coinciden en unos puntos básicos muy próximos al ideario demócrata: sufragio universal, libertad de imprenta, supresión de los derechos de puertas, libertad de cultos, libertad de industria y comercio, contribución única, abolición de las quintas1...
El 8 de octubre se constituyó el primer gobierno provisional, presidido por el general Serrano, con políticos progresistas y unionistas. El 21 del mismo mes, las Juntas son disueltas y, poco después, el gobierno fija su política en su Manifiesto a la Nación, en el que se recogían todas las formulaciones políticas defendidas por las Juntas, salvo la abolición de las quintas, pero sin definirse en el plano económico, ya que nunca pretendieron cuestionar la gran propiedad agraria.
Esta indefinición traerá consigo el levantamiento del campesinado andaluz. A este problema se añaden otros dos: el choque frontal gobierno-Iglesia, por el reconocimiento de la libertad de cultos; y los primeros embriones de la secesión cubana, con el estallido del Grito de Yara.
Del 15 al 18 de enero de 1869 se celebraron las elecciones a Cortes Constituyentes, primeras en España por sufragio universal directo. Los resultados confirmaron una mayoría progubernamental con dos minorías importantes, los republicanos y los carlistas. Su principal cometido fue la elaboración de una nueva Constitución.

CONSECUENCIAS

Podemos establecer, por tanto, como principales consecuencias de la Revolución de 1868 las siguientes:
  • Caída de la dinastía borbónica en la persona de Isabel II, muy desprestigiada por su apoyo casi único a una facción política, la moderada, y el relegamiento de la otra, la progresista.
  • Inicio de un periodo convulso, que denominamos Sexenio Democrático, en el que España va a intentar la superación del moderantismo mediante la implantación de un liberalismo democrático visible en la Constitución de 1869.
  • Vaivenes políticos acerca de la definición de la forma de gobierno (monarquía o república) y de la organización territorial (centralismo o federalismo).
  • Reinicio o comienzo de conflictos militares: Tercera Guerra Carlista (1872-76), cantonalismo y comienzo de la insurrección cubana (Grito de Yara y Guerra de los Diez Años, que termina con la Paz de Zanjón en 1878).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
esta muy bien, faltan algunas concecuencias pero esta bien en si.
Anónimo ha dicho que…
esta bastante bien, solo incluiria lo ocurrido durante los dias 19 al 30 de Septiembre de 1868
Anónimo ha dicho que…
super neta esta geneal gracias
x los trabajos como estos
Anónimo ha dicho que…
está bastante bien.
un saludo desde la comarca de la Serena (Badajoz)
Anónimo ha dicho que…
Un poquito más cortito y me harías feliz, jajaja.
Un saludo desde Zalamea de la Serena (Badajoz).
Anónimo ha dicho que…
Genial, gracias, era para un trabajo de sociales, gracias de verdad, e podio completarlo todo. Bye, y sigue asiii, k haras feliz a la genteee, byeee😘
Anónimo ha dicho que…
Genial, gracias d verdad, me has ayudao muxo, era pa un trabajo de sociale, y sn tu ayuda no podria haberlo acabado, grax, sigue asi, y haras muy feliz a muxisima gente😘🙋🙋

Entradas populares de este blog

Análisis y comentario de un texto de Estrabon acerca de los turdetanos y la romanización

Con la prosperidad del país les llegó a los turdetanos la civilización y la organización política; y, debido a la vecindad, o, como ha dicho Polibio, por el parentesco, también a los celtas, aunque en menor medida, porque la mayoría viven en aldeas. Sin embargo los turdetanos, en particular los que habitan en las proximidades del Betis, se han tornado por completo al carácter de los romanos y ni siquiera recuerdan ya su propia lengua. La mayoría se han convertido en latinos y han recibido colonos romanos, de modo que poco les falta para ser todos romanos. Las ciudades mixtas que se fundan en la actualidad, como Pax Augusta entre los célticos, Emérita Augusta entre los túrdulos, Cesaraugusta junto a los celtíberos y algunos otros asentamientos, muestran a las claras la transformación de los citados modos de vida. Todos los iberos que muestran este carácter son llamados estolados, y entre éstos se cuentan incluso los celtíberos, que antaño fueron tenidos por los más fieros de todos.ESTR…

Análisis y comentario de algunos artículos de LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1931

Artículo 1. España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia.Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo. La República constituye un Estado integral, compatible con la autonomía de los Municipios y las Regiones. (...)Artículo 3. El Estado español no tiene religión oficial.Artículo 4. El Estado español, dentro de los límites irreductibles de su territorio actual, estará integrado por municipios mancomunados en provincias y por las regiones que se constituyan en régimen de autonomía. (...)Artículo 25. No podrá ser fundamento de privilegios jurídicos la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas ni las creencias religiosas.Artículo 26. Todas las confesiones serán consideradas como Asociaciones sometidas a una ley especial. El Estado, las regiones, las provincias y los Municipios no mantendrán, favorecerán, ni auxiliarán económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Insti…